PATH's Cervical Cancer Prevention Action Planner

Promoción, comunicación y capacitación

Promoción y capacitación para la prevención del cáncer de cuello uterino

La información exacta es esencial para mejorar la comprensión tanto sobre el VPH como sobre el cáncer de cuello uterino en trabajadores de la salud, educadores, políticos, padres y parientes. Muchos no saben la causa y la carga del cáncer de cuello uterino, y quizá no puedan comprender el valor de las vacunas contra el VPH o la realización de pruebas de detección en el cuello uterino para mejorar la situación actual. Sin dicha comprensión y una fuerte promoción, es poco probable que las personas apoyen estas intervenciones.5,53,71

Para mejorar el nivel de conocimiento, es aconsejable primero decidir cuál es la mejor forma de “enmarcar” la información considerando las realidades socioculturales. Un marco eficaz puede ayudar a evitar la resistencia social de, por ejemplo, grupos que temen que las vacunas contra el VPH promuevan la promiscuidad (a pesar de que estudios han demostrado que la educación sexual tiene el efecto opuesto).5,79,80 La aceptación y la voluntad de la comunidad ayudarán a garantizar el acceso a los programas de vacunación y detección. Es por esto que los líderes comunitarios deberían participar en el diseño y la implementación desde el inicio.

La vacuna contra el VPH es bien aceptada en muchas comunidades

Experiencias recientes en India, Perú, Uganda y Vietnam sirven como guía sobre formas de enmarcar la vacunación contra el VPH en países en vías desarrollo. En base a los resultados de las investigaciones sobre grandes audiencias y sistemas, los programas de los cuatro países tomaron la decisión estratégica de enfatizar en el efecto de protección de la vacuna contra el cáncer en lugar de enfatizar en su modo de transmisión (actividad sexual) o el agente de la enfermedad (VPH) al educar a los miembros de la comunidad. Los afiches, anuncios en la radio local, folletos y otros medios para el público en general promocionan la “vacuna contra el cáncer de cuello uterino”. (Pero al comunicarse con profesionales de la salud con un nivel educativo más elevado, los materiales usan la frase “vacuna contra el VPH” ya que es más probable que comprendan ese término). Esta selección estratégica parece haber dado resultado, ya que las tasas de aceptación comunitaria de la vacuna son mucho más altas que las esperadas para una nueva vacuna que no había sido parte de un programa de inmunización rutinario del gobierno. El personal del proyecto cree después que los padres comprenden los elementos básicos del cáncer de cuello uterino, tienen este razonamiento: (1) en general, las comunidades tienen fe en la inmunización; (2) les preocupa el cáncer, incluso cuando no conocen mucho sobre el tema; y (3) dicen que si una vacuna contra el cáncer de cuello uterino es segura, eficaz y accesible, quieren que sus hijas se vacunen.38

Los equipos de los países también se han complacido al ver que no han surgido las posibles preocupaciones socioculturales esperadas. Entre las posibles preocupaciones existía la posibilidad de que los padres desconfiaran de una vacuna ofrecida sólo a las niñas, o que pensaran que vacunar a sus hijas contra una infección de transmisión sexual podría desinhibir a las niñas ante la experimentación sexual temprana. También existía la preocupación de que los líderes religiosos conservadores se opusieran a la vacunación contra el VPH por los mismos motivos. Pero ninguno de estos escenarios se ha manifestado significativamente en ninguno de los cuatro países. Esto posiblemente se deba al intenso trabajo educativo realizado en las comunidades antes de la introducción de la vacunación. En aldeas o escuelas donde la comunicación anterior a la introducción de las vacunas fue más débil, la cobertura tendió a ser baja hasta que se implementó una estrategia adicional de alcance comunitario educativo.

Un desafío que no se había anticipado surgió durante el trabajo de campo: la confusión entre el VPH y el VIH. Como se mencionó en la página VPH y el cáncer de cuello uterino, en ocasiones las personas suponen que como el VIH y el VPH son enfermedades de transmisión sexual, las estrategias de prevención serán similares. Sin embargo, mientras que la reducción de la cantidad de parejas sexuales y el uso constante de condones puede reducir significativamente la infección por el VIH, estas estrategias no son tan eficaces contra el VPH. Explicar esta diferencia se ha incluido como mensaje clave en los programas de PATH. Además, el uso del término “vacuna contra el cáncer de cuello uterino” puede ayudar a disminuir la confusión entre las abreviaturas VPH, VIH y VHB (virus de la hepatitis B).

Educación para los trabajadores del campo de atención de la salud

Debido a que los médicos frecuentemente son la fuente primaria de información tanto para los padres como para las adolescentes, educar a los médicos ayuda a que los padres comprendan los beneficios de cualquier vacuna.5,52 Los trabajadores del campo de atención de la salud en muchos países en vías de desarrollo quizá no comprendan con claridad la infección por el VPH y su relación con el desarrollo y la prevención del cáncer de cuello uterino. Esta situación se exacerba con la naturaleza “silenciosa” del cáncer de cuello uterino, es decir, la ausencia de síntomas hasta un estadio avanzado de la enfermedad. Los trabajadores del campo de la salud deberán recibir información sobre cómo ayudar a las pacientes a comprender las enormes ventajas que ofrecen tanto la detección como la vacunación.52,81,82

Tanto en los países industrializados como en aquellos en vías de desarrollo, no está claro qué tipo de proveedores administrará las vacunas —trabajadores del campo de atención de la salud en la comunidad, médicos generalistas, enfermeros, pediatras, enfermeros parteros, obstetras o ginecólogos. Los obstetras y los ginecólogos generalmente no administran vacunas. Por otro lado, es probable que la comunidad formada por los encargados de las inmunizaciones tenga conocimientos limitados sobre el cáncer de cuello uterino y el VPH. Por lo tanto será necesario brindar capacitación adicional para ambos grupos a fin de implementar programas de vacunación contra el VPH.83,84
Foto: PATH/Amynah Janmohamed

Adolescentes leyendo folletos


Recursos

Watch videoPromoción y comunicación sobre el cáncer de cuello uterino video y transcripción

Advocacy, policy, and financing (RHO Cervical Cancer sitio web, inglés)

Education, training, and communication for HPV vaccines (PATH, PDF, inglés)

Evidence of Support for Improved Cervical Cancer Prevention in Developing Countries (PATH y coalición Cervical Cancer Action, página web, inglés)

The Emerging Adolescent Agenda: HPV Vaccine, AIDS Prevention Research, and the New Opportunities for Reaching the Young People of the World (AIDS Vaccine Advocacy Coalition, PDF, inglés)

Cervical cancer prevention and the Millennium Development Goals (Boletín de la Organización Mundial de la Salud, PDF, ingles y español)

Guía para el diseño y elaboración de materiales informativos sobre vacunación y salud infantil (PATH, PDF, inglés)

Advocacy for Immunization (Alianza GAVI, PDF, inglés)

returnPortada de temas

 

 

TourGuía rápida del Planificador de Acción

AboutSobre el Planificador de Acción

HelpAyuda

 

ContactContáctenos

Home