PATH's Cervical Cancer Prevention Action Planner

Estrategias de vacunación contra el VPH

Población destinataria

Como ya se señaló, la publicación Vacunas contra el virus del papiloma humano: Documento de posición de la OMS afirma que la principal población destinataria para vacunación contra el VPH deberían ser niñas antes de que inicien su actividad sexual, entre los nueve o 10 años hasta los 13 años. En la mayoría de los países en desarrollo no se vacuna rutinariamente a estas niñas mayores y adolescentes, de modo que para llegar a ellas podría ser necesario crear sistemas o adaptarlos. Aunque esto puede ser un reto, también es una oportunidad para brindar intervenciones sanitarias y orientación sobre salud a las adolescentes.

La población destinataria para vacunación contra el VPH en un país dado dependerá de la licencia del uso de las vacunas en ese país y de las políticas nacionales. Cabe señalar que la licencia y la política del país pueden diferir. En Estados Unidos, por ejemplo, una de las vacunas fue autorizada para administrarla a niñas y mujeres entre los nueve y 26 años y a niños y hombres entre los nueve y 26 años, mientras que la otra puede ser administrada a niñas y mujeres entre los 10 y 25 años de edad. Sin embargo, el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización, que formula recomendaciones para vacunaciones, ha recomendado inmunizar sólo a niñas y mujeres jóvenes. Se puede administrar la vacuna a varones, pero no hay una recomendación específica al respecto.

Después de haber decidido sobre una gama de edades para vacunación, los países o regiones deben determinar si la fecha de nacimiento o algún otro indicador funciona mejor para identificar a niñas y jóvenes elegibles. En culturas donde no se registran las fechas de nacimiento ni la gente mantiene un registro de su edad podría no funcionar bien implementar la vacunación por edad. La experiencia de PATH en Uganda mostró generalmente que la aceptabilidad de la vacuna contra el VPH era alta entre niñas, madres, padres y otras personas de la comunidad. Sin embargo, en el distrito donde se implementó una estrategia de vacunación basada en la edad (que consistió en vacunar a todas las niñas de 10 años), los evaluadores no pudieron mostrar una alta cobertura en el grupo objetivo porque a menudo fue imposible identificar concluyentemente a las niñas que tenían 10 años de edad, ya fuera durante la vacunación o más adelante en una encuesta sobre cobertura. En el distrito donde las vacunaciones fueron administradas en escuelas a niñas de quinto grado de primaria, la cobertura fue muy alta, por lo que dentro de este contexto resultó más exitoso vacunar por grado escolar.

Aunque vacunar por grado es logísticamente más fácil de manejar que la vacunación por edad, en un aula específica puede haber niñas de varias edades, por lo que vacunar por grado podría tener implicaciones para los sistemas de notificación y la evaluación de la cobertura de vacunación si éstos se centran en la edad. Las y los gerentes tendrán que evaluar la situación en sus áreas e idear soluciones apropiadas.

Cada país tiene sus propias políticas y procedimientos respecto a cómo las personas consienten recibir vacunas. Por ejemplo, esto puede hacerse saturando el área con información sobre un próximo programa y dando a conocer las fechas, horas y sitios de inmunización, o pidiendo consentimiento verbal al momento de la vacunación. En los proyectos demostrativos de PATH, la meta de obtener permiso para la vacunación contra el VPH era hacer que el proceso fuera lo más parecido posible a lo que los gobiernos estaban haciendo en ese tiempo con las inmunizaciones rutinarias. Cuando se trata de cualquier nuevo programa de vacunación, el personal del PAI debería tomar decisiones sobre el tipo de acuerdo o autorización necesario en una manera que sea apropiada para su país.

Escuelas en comparación con clínicas o puestos de salud

La tasa de asistencia a la escuela entre niñas está mejorando en muchas áreas de escasos recursos, especialmente en escuelas primarias, lo cual hace la vacunación en escuelas más factible que nunca. Cada uno de los cuatro proyectos demostrativos de país de PATH incluyó por lo menos una estrategia en la cual los equipos inmunizadores vacunaron en las instalaciones escolares y compararon esto con una estrategia alternativa. Si los programas basados en escuelas son la estrategia principal en una región, las y los gerentes tendrán que desarrollar una estrategia complementaria para llegar a niñas que no asisten a la escuela.

Un reto en todos los programas de inmunización es llegar a poblaciones que son móviles o viven en áreas remotas. En estas situaciones debe darse una especial consideración a la planificación, los estipendios y la logística. Podría ser necesario que equipos de salud itinerantes lleven a cabo sensibilización y vacunación, o que éstas sean incorporadas en los programas de proyección existentes.

Una estrecha coordinación de esfuerzos entre los sistemas educativo y de salud es esencial para programas basados en escuelas, por lo que la microplanificación debería involucrar a docentes y administradores, así como a personal de salud de distrito y local. Por ejemplo, el personal de salud debe trabajar con las escuelas a fin de obtener los nombres de niñas elegibles para rondas de vacunación y programar días de vacunación cuando no haya exámenes o periodos de vacaciones. Se deberían establecer directrices claras sobre los roles de docentes y trabajadores de salud en los días de vacunación.

En las escuelas, los salones de reunión o bibliotecas fueron a menudo usados como lugares de vacunación, trastornando temporalmente algunas actividades escolares regulares en los días de vacunación, pero esto ocurrió sólo algunos días por año. Se reclutó a docentes y personal administrativo para que colaboraran en organizar las sesiones, ayudaran con los registros y prestaran atención a acontecimientos adversos tras la vacunación (AATV). La mayor parte del personal docente consideró que el tiempo dedicado al programa de vacunación fue una buena inversión en la salud de sus estudiantes.

En los programas basados en escuelas hubo que hacer arreglos para las dosis que no fueron administradas pues algunas niñas no habían asistido a la escuela el día de la vacunación. En el proyecto del Perú, por ejemplo, tres dosis de la vacuna contra el VPH fueron administradas en la escuela por un equipo proveniente del centro de salud más cercano. A las niñas que no recibieron una vacunación en la escuela se les recordó que debían obtenerla en el centro de salud más cercano. Esto fue más eficiente que enviar vacunadores de vuelta a las escuelas para seguimiento.

En ocasiones, las estrategias cuyo principal propósito era “empaquetar” la vacunación contra el VPH dentro de un programa sanitario existente de proyección (como el programa Child Days Plus en Uganda) usaron una escuela como lugar de vacunación porque el programa existente ya operaba allí. En algunos casos, estos programas de proyección comunitaria pueden carecer de suficientes fondos o ser ineficientes, por lo que podría requerirse financiamiento adicional del programa de vacunación contra el VPH para costos de personal y transporte.

En el caso de programas de vacunación que usan centros o clínicas de salud en vez de escuelas, datos del censo por edad pueden proporcionar información a fin de calcular el número total de niñas en la comunidad que puedan ser elegibles para vacunación.

En Vietnam, el proyecto comparó las vacunaciones en escuelas con las administradas en centros de salud en tres entornos geográficos: rurales, montañosos y urbanos. La cobertura fue alta para ambas estrategias en los tres entornos y casi idéntica para las dos estrategias en los entornos rurales y montañosos. En áreas urbanas, la estrategia con los centros de salud logró una cobertura un poco más alta, pero se observó que estos establecimientos tendían a estar muy cerca de las escuelas, lo cual facilitó que las niñas llegaran a las clínicas.

El proyecto en la India usó un estrategia diferente a las de los otros tres países con proyectos de PATH. En un distrito se utilizó un enfoque de “campaña” en el cual se administran la primera, segunda y tercera dosis de la vacuna una vez durante un periodo de siete meses. En el segundo distrito se usó un enfoque de “inmunización mensual”, administrando vacunaciones cada mes por un periodo de ocho meses, de acuerdo con el calendario de rutina del PAI. En ambos enfoques se seleccionó a niñas entre 10 y 14 años para una ronda inicial de “actualización”, aunque sería más probable que una estrategia regular se centre en un solo grupo etario.

En suma, al evaluar una variedad de estrategias, los proyectos de PATH mostraron que se puede lograr una alta cobertura a través de programas basados en escuelas, centros de salud o programas de proyección existentes. Dado que todos éstos produjeron resultados razonables, la elección de una estrategia puede basarse en las condiciones locales y el número de niñas elegibles, a fin de optimizar el uso de los recursos disponibles.

El Cuadro 1 muestra las estrategias de vacunación utilizadas en los cuatro proyectos de país.

Cuadro 1. Estrategias de vacunación por país

País
Estrategia
Población elegible/ indicadores para vacunación
Ubicación y método de administración
India
“Campaña” (vacunación ofrecida sólo una vez por cada dosis en un año, como se hace en otras campañas de vacunación)
Todas las niñas entre 10 y 14 años de edad
Escuelas para niñas que asisten a ellas; centros comunitarios para niñas fuera de la escuela
“Mensual” (vacunación ofrecida en días fijos cada mes, de acuerdo con el calendario de rutina del PAI)
Todas las niñas entre 10 y 14 años de edad
Escuelas para niñas que asisten a ellas; centros comunitarios para niñas fuera de la escuela
Perú
Vacunación basada en escuelas
Niñas de quinto grado de primaria de por lo menos 9 años de edad
Escuelas y proyección para la segunda y tercera dosis
Uganda
Vacunación basada en escuelas
Niñas de quinto año de primaria de 10 años de edad como mínimo
Escuelas y proyección rutinaria para niñas de 10 años de edad que no asisten a la escuela
Vacunación basada en el programa Child Days Plus (visitas a las escuelas cada seis meses)
Todas las niñas de 10 años de edad
Programa Child Days Plus en las escuelas para la primera y tercera dosis, y proyección para la segunda dosis
Vietnam
Vacunación basada en escuelas
Niñas de sexto año de primaria de 9 años de edad como mínimo
Escuelas y proyección comunitaria para niñas de 11 años de edad que cursan otros grados o no asisten a la escuela
Vacunación basada en centros de salud
Todas las niñas de 11 años de edad
Centros de salud y proyección comunitaria
Foto: PATH

Woman and girls


Recursos adicionales

Versión para imprimir: Implementing HPV Vaccination Programs (RHO Cervical Cancer sitio web, inglés)

Watch videoVacunación contra el VPH video y transcripción

Shaping Strategies to Introduce HPV Vaccines: Formative Research Results from India, Peru, Uganda, and Vietnam (RHO Cervical Cancer sitio web, inglés y español)

HPV Vaccination Project Lessons Learned (RHO Cervical Cancer sitio web, inglés y español)

Vacunación contra el virus del papiloma humano en América Latina (PDF, español)

HPV delivery strategies that achieved high coverage in low- and middle-income countries (PDF, inglés)

Vaccination (RHO Cervical Cancer sitio web, inglés)

World Health Organization position paper on human papillomavirus vaccines (PDF, inglés)

returnImplementando programas de vacunación contra el VPH

 

Guía rápidaGuía rápida del Planificador de Acción

AboutSobre el Planificador de Acción

AyudaAyuda

 

ContáctenosContáctenos

Home